Por. Esteban Macotela Camelo – Coach Humanista con experiencia en facilitación de aprendizaje; Fundador de Emociones & Movimiento.

En los últimos años en México, hemos vivido como país una serie de situaciones que nos han llevado a “normalizar” y ver como cotidianos actos incorrectos que no deberíamos de permitir, para ilustrar lo anterior usaré un ejemplo: en una reunión una conocida mía compartía que compró un teléfono celular muy barato, adicional a su Smartphone, con la finalidad de que si se suben a asaltar en el transporte público, entrega a los malhechores el teléfono barato y puede conservar su smartphone. Para cualquier habitante del mundo este tipo de acciones es sorprendente, para nosotros es lo normal.

Meditando sobre esto me hago la pregunta obligada: ¿Qué es lo que estamos haciendo mal como sociedad? Al plantear esta pregunta la respuesta más sencilla e inmediata es evadir responsabilidades y culpar al gobierno de todo lo que nos aqueja. Si nos damos a la tarea de asumir la responsabilidad y nos atrevemos a contestar la pregunta, seguro nos lleve a encontrar las respuestas que deseamos obtener.

Así me doy cuenta de que vivo en un caparazón, paranoico y a la defensiva contra el mundo, me aíslo, solo voy a interactuar con alguien más cuando me sienta seguro, el ambiente sea idóneo, confortable, sobre todo confiable (sin querer encontré mi respuesta) ¡Confiable!

La base de toda relación interpersonal es la confianza, pero, ¿cómo voy a generar confianza con los demás si vivo en desconfiando del mundo? Es en este punto cuando debo dar un salto de fe ciega y confiar en mí, voy a generar confianza para recibir confianza.

Pero, ¿qué es lo que entiendo por confianza? Puede ser sinónimo de seguridad, confort, certidumbre, entereza, puede también estar relacionada con arrogancia, prepotencia, vanidad; así que, investigando un poco encontré la siguiente definición: “La confianza es una cualidad de los seres vivos que supone creer y tener seguridad de que una situación es de determinada manera, o que una persona actuará de determinada forma.” La confianza supone seguridad en uno mismo como en otros, ya que, implica la creencia de que ciertos resultados o consecuencias serán alcanzados en determinadas situaciones. Por lo tanto, la confianza puede ser construida o generada para tener más y mejores relaciones conmigo y con los demás. Comenzar por dar lo que quiero recibir.

¿Cómo puedo generar confianza? He aquí 5 herramientas que te ayudaran a generarla:

1. Honestidad. Para generar confianza es necesario partir de la integridad personal; hablar y actuar en congruencia, si me gusta o no manifestar lo que pienso, por lo general un individuo auténtico es digno de confianza, puede no estar de acuerdo, tiene argumentos y sustenta.

2. Empatía. En muchas ocasiones cuando buscamos sentir que pertenecemos a un grupo determinado, aceptamos ideas o situaciones que no nos gustan, y eso tarde o temprano sale a la luz causando malestares. Siempre puedes respetar las ideas de los demás sin dejar de lado lo que tú piensas; buscar puntos en común, buscar coincidencias, genera empatía. Poder entender por lo que está pasando la persona que tienes cerca, hacerle sentir que es importante para ti (desde un sentido auténtico), genera confianza.

3. Alegría. Mostrar a los demás una sonrisa, la actitud positiva abre las puertas para que se acerquen, cuando se tiene alegría por lo que se tiene o se hace, ésta se nota, es percibido y construye el puente hacia la socialización.

4. Percepción. No se trata de como percibo al mundo, sino como éste me percibe a mi. Si me ocupo de mi persona, mi higiene, mi imagen, mi comportamiento, mi actitud, etc., créeme se nota.

5. Agradecimiento. Se trata de valorar lo que tengo y agradecer; un día más, una familia, amigos, trabajo, bueno o malo, lo tienes y hay que agradecerlo. Cuando se muestra gratitud, todo lo que se hace o se da, regresa multiplicado. Dar gracias es una de las cosas que generalmente es percibido por los demás y siempre buscamos estar cerca de quien nos transmite paz.

Nuevamente te invito a reflexionar sobre los pequeños cambios que pueden generar grandes transformaciones; lo que estamos haciendo mal como sociedad es que somos indiferentes al sentir de los demás, solo hacemos por hacer, por pasar el rato, para sobrevivir. Nos olvidamos que somos seres sociales, dependemos para sobrevivir como especie de la ayuda de los demás, vivimos dentro de un sistema que requiere de las acciones individuales para mover todos los engranes y la maquinaria funcione, sino confío en mi mismo, en mi pareja, en mis amigos, en mis compañeros, en los demás no puedo interactuar debidamente, no me puedo desempeñar en mis actividades adecuadamente, a menos que vivas de la naturaleza requieres de los demás. Puedes cimentar buenas relaciones confiables comenzando por ti mismo. Te aseguro que habrá quien traicione esa confianza, no pasa nada, es aprendizaje y aprenderás a seleccionar a quien deseas dentro de tu experiencia de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .