Por: Evelina García Malpica, Directora de Youth México

Necesitamos preparar a los jóvenes mucho antes para que sean competitivos y estén listos mentalmente para la educación superior. Para ello debemos reformular nuestra perspectiva sobre cuándo comenzar a prepararse para la universidad. Pero entonces, ¿Cuándo es el mejor momento para hacerlo?

La consejera Jacquelyn Farasat durante su participación en TEDxBirmingham con la plática El bachillerato no es el momento para preocuparse por la universidad expone lo siguiente. El primordial objetivo es que la universidad se convierta en una opción para cada joven, ya que lamentablemente para muchos es sólo un cuestionamiento, es decir, una realidad que ven muy ajena a ellos.

En verdad lo que sucede es que las oportunidades no están restringidas por falta de capacidad  de los muchachos sino por la falta de preparación para los procesos de admisión a la universidad en un futuro próximo.

La solución se encuentra entonces en la necesidad de informar oportunamente. Sin embargo en la práctica, se extiende información a los estudiantes cuando es demasiado tarde para brindar una asistencia óptima.

La experta propone comenzar a mentalizar a los estudiantes tan temprano como desde el octavo grado o secundaria. Principalmente promoviendo entre los adolescentes una carrera como meta y motivando entre ellos logros académicos. La intención es poder subir los promedios a tiempo, ya que de esta forma también se preparan financieramente al volverse más elegibles para becas.

Destaca que entre más se visualice y vincule la identidad adulta a los estudios superiores, el rendimiento académico puede ser hasta 8 veces mayor. Es increíble lo que el mindset adecuado en tiempo consigue ¿no crees?

Esto no significa que durante el bachillerato no haya nada más que hacer, al contrario, esta etapa sigue requiriendo de preparación pero ya de otro tipo, la cual incluye mayor dirección como alistarse para exámenes de admisión, cursos propedéuticos o técnicos, orientación vocacional y un plan de carrera. Como verás, prepararse para la universidad implica mucho más que solo elegir qué carrera estudiar.

“Cuándo aumenta el rendimiento académico aumentan los promedios y puntajes de exámenes; y son más elegibles para becas. Y entre más preparados financiera y académicamente, serán menos propensos a abandonar o enfrentar una suspensión académica; por ende aumentan las tasas de retención y graduación.”

Jacquelyn Farasat, Consejera

¿Y cómo se hace todo esto? Pues ante todo con tiempo, pero también de la mano de consejeros y tutores académicos, escuelas, universidades y expertos en orientación vocacional. El futuro siempre se diseña en el presente, así que no dejes para mañana lo que toca hacer desde hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .