Por Mario Alberto Hernández | Coach performance & Business Developer

He notado en el trabajo de coaching a líderes de empresas que hay una encrucijada en la que están inmersos, básicamente porque los números en la economía no son nada alentadores y porque la dinámica de resguardo ha sido desgastante emocionalmente, por ello esta semana me permito hacer algunas recomendaciones para abordar la resiliencia de manera clara, para aquellos que dirigen grupos de trabajo.

En primer lugar, la resiliencia es una de las competencias del líder, hemos visto centenares de casos de personas que pierden negocios, dinero o empresas y que se levantan, literalmente de esta situación catastrófica. Nos parecen seres súper dotados pero la realidad es que todos somos resilientes en alguna medida.

La resiliencia viene de comprender que la vida sigue, que no hay forma de quedarse en lo que sucedió y que TODO PASA, cuando la mente entiende esto, comienza a generar nuevas estructuras de pensamiento que nos permiten levantarnos o salir del atolladero, algunos aspectos que debemos tomar en cuenta en este momento de crisis:

Se vale estar triste.

Un auténtico líder, no es un ser indolente o 100% alegre, un rasgo de equilibrio emocional es vivir las emociones; pero esto no significa ni maximizarlas ni subestimarlas, simplemente vivirlas, luego de lo cual vamos replanteando nuevos momentos presentes. Tanto el campeón que gana debe reponerse al éxito, como el que pierde, debe reponerse al fracaso; lo mismo sucede con el vendedor, empresario o líder en la organización: debe aprender a reponerse.

Hemos perdido el estado anterior al 15 de marzo, las cosas no serán las mismas nunca más, de esto se desprende que efectivamente cerrar el negocio, despedir personas o simplemente ver cómo se deteriora todo, puede llevar a estados de enojo o tristeza que son válidos aceptar.

La validez de las emociones nos recuerda que estamos vivos y que debemos seguir viviendo, así en estado de flujo, en presente continuo: viviendo y eso nos lleva a reponernos.

Entonces ¿se vale estar triste? Si, lo que no se vale es permanecer triste o deprimido, dele un tiempo a la emoción, pero no demasiado tiempo

Busque alternativas a la tristeza.

Esta es una buena lista de cosas que puede hacer si se siente triste:

Hable con un experto. Hacerlo ya implica que salga el deseo de seguir viviendo y dar el primer paso hacia la resiliencia y hacerlo con un psicólogo o un coach, es una buena manera de expresar y ser confrontado, lo cual es necesario.

Haga cosas nuevas. Pinte su casa, deshágase de libros o cosas viejas, elimine la emocionalidad de los objetos y desarrolle el desprendimiento.

Busque un nuevo significado. Si antes su negocio se llevaba el máximo de su atención, ahora ponga ese significado en su familia, por ejemplo, en trascender, en desarrollar, en construir, en un nuevo significado y comience a vivir de nuevo, desde cero.

Para tratar con el enojo -que también es válido- para que no se convierta en ira, debo decirle que el primer paso es reconocer que estamos enojados, porque podemos decir que no y las emociones en las palabras y la visión de lo que nos rodea se convierte en un escenario catastrófico que nos lleva a al descontrol si se vuelve reiterativo.

La resiliencia, es aferrarse a que la vida sigue.

El enojo es manejable.

Esto es, si usted sabe que está enojado, es más fácil que controle los indicadores de su enojo y los transmute en una buena manera de llevarse con los demás, para controlar el enojo le recomiendo:

Hablar con alguien. Igual que con la tristeza sacarlo en una conversación es ya parte de resolverlo.

Enfrente el enojo. un ejercicio muy bueno es, a solas sentado o parado frente a una almohada, dígale lo que piensa, lo que siente y pregunte cosas que trae en la mente, este ejercicio le ayudará sin lugar a dudas a encontrar las razones profundas del enojo y con ellas, soluciones inmediatas o el plan para resolver la crisis y ser resiliente.

Tome acciones. Mi abuela decía: “¿Puedes resolverlo? ¡hazlo!, ¿No puedes resolverlo? ¡superalo!” básicamente lo que decía era ¡toma acción!

Como líderes debemos tener una caja de herramientas que nos permita mejorar en nuestras actitudes porque ellas son el mensaje más contundente que reciben nuestros equipos de trabajo.

Usted tiene el privilegio, la responsabilidad, pero también la bendición de ser líder; de modo que debe ser muy creativo para mantener la verticalidad; y si me lo permite, el día de hoy son hombres y mujeres verticales lo que necesitan las empresas y negocios en México, para crear un mundo resiliente y renovado.

Me interesa saber lo que piensa de esto y cómo está viviendo la resiliencia por favor escríbame y hagamos juntos este espacio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .