Por Mario Alberto Hernández, Performance Coach & Bussines Developer

Las personas nos conducimos primeramente con lo que hay en nuestra mente y esta se alimenta por medio de la historia personal, lo que no dicen otras personas y lo que creemos al respecto.

En cuanto al liderazgo, una de las competencias más importantes que debemos tener es la de cambiar las creencias primero nuestras y luego las de las personas que nos rodean, ya sea en el equipo de trabajo o con los clientes.

¿Cómo será de importante el cambio de creencias, que muchas de las actividades más importantes de las personas, las más trascendentes; no las resolvemos porque precisamente son las creencias las que nos afectan y limitan? En otros casos, las creencias correctas son literalmente liberadoras.

Creencias en el equipo de trabajo

Un dueño, socio, gerente, director o hasta supervisor, es decir los mandos altos a medios; somos personas de influencia, primero por la posición que jugamos en la empresa, luego por el conocimiento que tenemos, pero entre ambos aspectos habitan las habilidades blandas y dos de ellas son la persuasión y la otra es la comunicación; ambas en continua coexistencia.

Cuando un miembro del equipo de trabajo no puede o no sabe hacer el trabajo, al ser adulto y estar recubierto de sus propias creencias, difícilmente se acerca al superior para solicitar apoyo, es ahí donde usted puede aprovechar y generar de manera conjunta un cambio de creencia.

La mayoría de las personas no se titula, no se casa o no crece en su empleo, porque no cree que sea posible, sólo una pequeña parte no se titula porque no tiene dinero y al darse cuenta, lo resuelve; los que no se casan dejan de buscar para comenzar a conocer a más personas y ¡pum! dan con la persona adecuada y finalmente aquellos que desean avanzar en el escalafón de la organización, pero creen que es posible, buscan oportunidades y las encuentran.

Usted es lo que piensa

Mario Alberto Metacoach

¿Lo notó? Es un simple cambio de creencia, no es un aspecto de magia o merecimiento divino. Tanto creer que si, como creer que no, es lo que rige a la mente y ésta al cuerpo y el comportamiento.

Con los clientes

Una vez conocí a un vendedor que siempre que un cliente le decía que estaba caro, cerraba su carpeta y decía: “si, tiene razón. Gracias por su tiempo”, esta respuesta era inaceptable para alguien que se dedica a ganar dinero solucionando cosas. Al escuchar esto le pregunté: ¿Qué hay detrás de esa respuesta?… ¿Qué ves, a qué suena? Estas preguntas le hicieron abrir los ojos, literalmente.

Dialogamos largas horas sobre qué hacer con esa pregunta para convertirla en un cambio de creencia, ya que el cliente le contestaba desde ahí, desde lo que él creía. Notar si es un problema para comprar o una creencia, es muy sencillo si usted sabe escuchar, porque una creencia siempre va a acompañada de un cierre, es decir el individuo cree que es el final del camino y se cierra al diálogo; sin embargo, cuando el cliente, socio o proveedor, responde con u problema real, por lo general también tiene opciones.

A la siguiente ocasión que visitamos a uno de sus clientes el vendedor hizo lo siguiente, cuando el cliente le dijo que estaba caro: “si, comprendo” ¿Caro con respecto a qué?, por un momento ayúdeme a entender ha pasado 5 años con su producto y no está a gusto ¿qué pasa si invierte hoy y descubre que esa inversión conduce a grandes ahorros? Y descuide, yo le acompañaré en el proceso? ¡eureka! Nuestro vendedor cambió la creencia y puso sobre la nueva una mejor, más poderosa y además ofreció servir al cliente (y de paso generó una venta y su comisión).

Para cambiar una creencia

El cambio de creencias con el cliente es el mejor camino para la venta.

Las personas regimos nuestras intenciones y acciones mediante los niveles lógico, pero creamos los conceptos que sutilmente o frenan sutilmente las creencias específicamente en uno de ellos. Los niveles lógicos son 6:

Propósito: ¿Estoy logrando el propósito que me he propuesto en la vida?

Identidad: ¿Estoy ocupando el lugar que creo que tengo en la vida?

Creencias y Valores: ¿Estoy siendo sincero con mis creencias y valores?

Capacidades y habilidades: ¿Estoy usando todo mi potencial?

Conductas: ¿Estoy actuando de acuerdo a quien soy realmente?

Entorno: ¿Estoy influyendo en mi entorno tal y como yo deseo?.

El nivel más básico es el de entorno, en el que observamos cómo estadio final de nuestras vidas, este es el punto en el que las personas creen que no “hay más”, para quien busca la realización o auto superación y desarrollo, este nivel es apenas el de supervivencia y el más alto es el nivel de Propósito, en este la mente clara y enfocada es la que guía los resultados en todo.

Las creencias se alijan en el nivel 3 muy cerca de la realización, es decir hay que vigilar que los pensamientos que nos rigen, no sean limitantes o paradigmas; y si usted descubre que es así, lo siguiente es que aprenda a desmantelarlo, mediante preguntas sencillas como:

¿Por qué creo esto?

¿Este pensamiento es mío o alguien me lo dijo?

¿Qué pasa si no creo esto?

¿En quién se convierte si lo logra?

Sólo por mencionarle algunas pregundas profundas que le ayudarían.

El cambio de creencias, es el mejor regalo que le podemos dar a una persona y logre su desarrollo, porque simplemente abre la puerta a más posibilidades y le ayudamos a ser responsable y feliz.

Escríbame sus comentarios. Le deseo buenos y prósperos negocios, siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .