Por Mario Alberto Hernández | Performance Coach & Business Developer

En estos días me he encontrado con muchas reacciones entre mis coachees, algunos tienen miedo, lo cual es normal; otros, incertidumbre, quieren encontrar un culpable, etc. sin embargo, hay una constante que revisamos juntos ¿qué hemos aprendida de ésta situación?

Aprender es algo que hacemos desde niños, el cerebro y el corazón desde que son creados en el vientre de la madre, comienzan a funcionar y no se detienen hasta que morimos, por lo que todo el tiempo es un aprendizaje constante.

“¿Qué aprendizaje te deja esta situación? ¿En quién te conviertes al enfrentarla?”

Mario Alberto

¿Qué aprendimos de esta situación? ¿En dónde se encuentran nuestros pensamientos y creencias en este momento? ¿Qué pérdida y qué ganancia tenemos de lo que estamos viviendo?, este no es un mensaje para la empresa, esta es una intervención para usted, que lee esto.

Los cinco aprendizajes.

Al cerrar cada sesión de coaching hago la misma pregunta y he tratado de hacer estadística con las respuestas: “¿Qué aprendizaje te deja esta situación?”

Cuidar la salud.

Mucha de la preocupación de las personas que me consultan está en la salud y he escuchado frases como: “¿Si tan sólo hubiera cuidado el colesterol?” “me arrepiento de no hacer ejercicio” “cuando regrese la normalidad iré al médico”, parece que ha quedado como una preocupación constante el cuidar la salud. Podemos decir que el aprendizaje de que somos nosotros los que nos tenemos que cuidar, es ya una realidad, la nueva pregunta sería ¿Por qué? ¿Qué nos debe mover a cuidarnos y mantener la salud?

Todo puede cambiar.

Otra de esas respuestas comunes que he escuchado, es que todo ha cambiado me han dicho: “Nunca me lo hubiera imaginado” “Si me hubieran dicho en en enero que íbamos a estar así, me hubiera reído”; ciertamente nadie esperaba esta realidad presente, pero pasajera; esto que vivimos es una de las realidad más contundentes de la vida y la que menos os gusta: todo cambia.

Permítame preguntarle esto: ¿Quién cambió, usted o las circunstancias? ¿Quién cambiará ahora, usted o las circunstancias?

Ahorrar.

Obviamente una de las preocupaciones más importantes es qué va a pasar con nuestros ingresos y casi siempre me he encontrado que en el fondo del temor sobre el tema o en medio de la preocupación sobre los ingresos y como estrategia de salida está: Ahorrar.

Yo defino ahorrar como la capacidad de enviar recursos del presente al futuro, en el caso del dinero hay un premio por hacerlo, la tasa de interés.

Ahorrar no es meter a una cuenta o alcancía, lo que sobra, el aguinaldo completo o el bono trimestral; sino una parte del presupuesto que es al mismo tiempo un flujo, que se va alimentando cada periodo, de modo que al final de un plazo se convierte en un capital. En los casos de personas a las que coacheo para ahorrar, pasamos de crear el flujo, hacer el hábito, alcanzar un capital que se convierte al final en una inversión.

El gran aprendizaje hoy es ahorrar, para tener una contingencia, en este punto hay mucho que revisar, planear y armar en torno a una estrategia.

Ser limpios.

Es curioso que parte de esta estadística pase por, los hábitos que tenemos como la limpieza. Este punto lo han tocado prácticamente todos los ejecutivos y lo ven como algo estratégico como lo sería un plan de continuity, es decir ven en los hábitos de limpieza algo tan importante que debe presupuestarse, volverse una metodología y un nuevo estándar de trabajo.

Estoy seguro que las empresas implementarán nuevos rubros de gasto, capacitación y estrategias en este tema de la limpieza y seguridad.

¿Qué nuevos hábitos deberá mantener en el trabajo en su casa y a donde quiera que vaya?

Ser adaptables.

“Toda estructura inflexible se quiebra, para sobrevivir debemos ser adaptables

Coach: Mario Alberto Hernández

Sin duda es el gran aprendizaje, ser adaptables y nos sólo a las circunstancias de nuevas formas de trabajar a la distancia, vender o liderar; aceptando que la empresa sea flexible, estableciendo horarios o desarrollando estrategias nuevas; sino cosas como nuevas formas de relacionarse con los demás, y por “los demás” me refiero a los miembros de la empresa, clientes y proveedores al mismo tiempo que la familia, la pareja o en general las personas con las que permanecemos en resguardo.

Existe la posibilidad de estresarnos, lo cual recae en nuestra psique, pero cómo nos relacionamos y el ánimo que mantenemos, es un tema emocional y en nuestro completo control.

La actitud determina el nivel de relaciones que creamos. ¿Qué actitud es la más constante en sus días en este encierro?

El cambio llegó para quedarse.

Sin duda ya nada será igual en México al 15 de marzo de 2020, pero de nosotros depende ser adaptables, en las conferencias que doy siempre hago esta pregunta: “¿Qué es más fácil que se rompa con un fuerte golpe, un cristal o una cortina de plástico?, el cristal es flexible, la cortina no.” Si usted o su organización no son lo suficientemente flexibles para adaptarse a la nueva realidad, tiene un problema porque todo ha cambiado y este cambio seguirá con usted o a pesar de usted.

Un ejercicio que recomiendo para cerrar la sesión es: “Deje de pensar en lo que las circunstancias le hicieron, ahora enfóquese en lo que usted hará con las circunstancias”.

Me gustaría conocer su punto de vista, por favor deje sus comentarios y hagamos juntos este espacio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .