Por Mario Alberto Hernández | Performance Coach & Business Developer

¿El miedo y la indecisión se pueden explicar de manera racional y convincente al grado de justificar nuestras acciones? Cuidado, quizás se trate de un auto sabotaje.

Recientemente vino a mí, un emprendedor que traía un par de ideas geniales, tenía lista la estructura y los pasos a seguir para desarrollar su proyecto, conversamos y juntos pulimos algunos de esos detalles, quedamos de vernos a la siguiente semana debido a que aún le faltaban algunos detalles que debía consultar con su socia. Pasó el tiempo convenido y me envió un mensaje posponiendo nuestra reunión, según él porque tenía dudas con respecto a algunos tópicos poco claros, la siguiente semana lo mismo y luego vino un silencio muy raro por dos semanas hasta que de nuevo nos vimos a petición mía y al cuestionarle sobre el proyecto, me comentó que había desistido del tema porque al final “lo pensó bien y se dio cuenta de que no le convencía”.

Esto se repitió un par de veces en el año al mismo tiempo que cambio de socios, de proyecto y se puso en evidencia que no eran ni los socios ni el proyecto, sino un patrón de auto sabotaje.

El auto sabotaje, es un conjunto de actos inconscientes que aparecen cuando tomamos una decisión y que consecuentemente llevan a cambios, importantes. El objetivo del sabotaje, hacer que la persona se quede en una zona segura.

Partiendo de la presuposición de que todo lo que hacemos tiene una razón positiva para nosotros, es importante entender que la función de pensar las cosas, analizarlas o buscar los inconvenientes, es una manera de asegurar el futuro, lo que es normal; sin embargo, la inacción o retractarse o simplemente desistir de manera reiterada; ya no es normal ni operativo. Es por esto que debemos cuidarnos de los auto sabotajes.

Las causas del auto sabotaje

La causa puede estar a nivel inconsciente y no necesariamente ser una sola, pero lo que si podemos determinar es el patrón de actuación que nos muestra un comportamiento recurrente y que en ocasiones se vuelve limitante. Estos comportamientos pueden tener su origen, en:

  • Creer más en las respuestas del análisis que en las soluciones para tomar decisión.
  • Baja autoestima.
  • Temores mal enfocados.
  • Gran peso a las opiniones de los demás
  • Falta de conocimiento.
  • Excesivo temor al fracaso.
  • Excesivo temor al éxito.

Y muchas otras razones, que simplemente bajo un disfraz de análisis o racionalidad, llevan a que las personas no tomen decisiones.

Para combatir estas causas no basta con el cambio de actitud, sino que hay que revisar el significado de estos conceptos, responder a la pregunta “¿Por qué no?” y desarrollar el “Como sí” y de nuevo volvemos a las creencias.

El sabotaje no es más que un temor exacerbado que nos paraliza y para lo cual, nuestra mente hasta establece estrategias, por ejemplo:

No concluir las cosas. ¿Ha dejado libros sin terminar? ¿Promete entregar información, productos o llamar y no lo hace? ¿Qué significa terminar algo, para usted? Al responder esta pregunta no justifique, defina. Cuando esto sucede de manera reiterada, hay algo que podemos trabajar, porque finalizar algo puede tener un sabor a responsabilidad, madurez y luego iniciar un proceso nuevo que lleve a otro nivel de desarrollo, es aquí cuando necesitamos un apoyo, como un coach o un terapeuta.

Postergar las cosas. A esto se le llama técnicamente procrastinación y es simplemente posponer algo hasta que sea irremediable u olvidarlo; ¿le ha pasado que deja algo para otro momento a sabiendas que es importante? Quizás sea la razón del insomnio.

Razonar demasiado las cosas. En mi experiencia con ejecutivos, me he encontrado que la mayoría de las personas exitosas razonan lo que hacen, miden el riesgo y toman acción, en ese orden; ¿usted razona el siguiente paso? ¿qué opina del riesgo? ¿toma acción o decide no hacer nada? El temor de hacer algo nuevo es muy bueno si sólo nos conduce a medir el riesgo y tomarlo en cuenta, pero si es demasiado y nos paraliza es malo y peor aún si además esto sucede de manera reiterada.

Claves para evitar el auto sabotaje.

Permítame brindarle tres claves para evitar el auto sabotaje, el supuesto importante para aplicarlas es sin duda, no darle demasiado poder a este comportamiento y creer que es posible diluirlo.

Valorar el resultado final. ¿En quién se convertirá al lograr la meta? ¿Si pudiera medir del 1 al 10 qué tan convencido está de lo que va a hacer, qué calificación se pondría? ¿Si no es 10, que necesita para lograr el máximo nivel de convencimiento? Responda estas preguntas la próxima vez que descubra el auto sabotaje operando en su vida.

Festejar cada paso dado. ¿Si el temor y el riesgo es parte de lo que nos paraliza, porqué no festejar cada logro por minúsculo que sea? Mire como aprende a caminar un niño, todos festejamos cuando da sus primeros pasos y eso fortalece su deseo y lo conduce al logro, reafirmando que va en sentido correcto ¡conviértase en un niño y festeje cada paso!

Razonar y evaluar. Use el poder de razonar, mida el riesgo y sienta temor, porque todo eso confirman la belleza de vivir ¡pero no se congele! Más allá del temor hay cosas muy importantes y trascendentes, pensamientos nuevos y emociones que vale la pena experimentar y que esperan por usted.

Si no lo cree, lo reto a probarlo, pero deberá confrontar sus temores y vencer los auto sabotajes. Escríbame, me interesa conocer sus experiencias.

Le deseo buenos y prósperos negocios.

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .