Vive en libertad

Desde niños nos educaron en los límites y miedos, una educación que nos ha mantenido en una jaula imaginaria, cerrada por cadenas.  No podemos culpar a nuestros padres o nuestro sistema familiar por habernos hecho sentir abandonados y desamparados, con falta de amor.  Ni nos debe sorprender que estos sentimientos se originaran en nuestras experiencias infantiles más tempranas. 

Todo esto es producto de la fuerza del amor que te impulsa a dar un paso adelante. 

Emily Burgos

El problema consiste en que estos sentimientos están tan profundamente arraigados que resuenan una y otra vez en nuestra vida sin tratar de hacer algo.

Hace aproximadamente 8 años cuando tomé conciencia de algunos de estos sentimientos, recuerdo haber ido a mi padre con tono de reclamo.  Mi padre quien siempre mostró ser un gran maestro en mi vida, me dijo: “Qué bueno que te estas dando cuenta. Ahora es tu responsabilidad hacer las cosas diferentes.”  Que fácil decirlo.  Me sentí impotente.

En realidad, tenía razón, solo que integrar las lecciones a nuestra vida cotidiana toma tiempo.  Caemos en ser como discos rayados hasta que un día algo pasa, y decidimos parar la cinta y dejar de atormentarnos.

Hoy empieza dando un primer paso.  Toma una hoja en blanco y escribe todo lo que venga a tu mente.  Al escribir reconoce las raíces de estos sentimientos pasados y abandona el viejo dolor.  Es el dolor lo que nos mantiene enjaulados.  Te darás cuenta que ese dolor es una ilusión, tú no eres el dolor.  Realmente, eres mucho mas de lo que tú crees y de lo que piensas que otros creen de ti.  El momento determinante será cuando aceptes que vales lo suficiente y rompas las cadenas. 

Te has puesto a pensar alguna vez que las cadenas que te aguantan realmente no están cerradas.  Todo lo que tienes que hacer es romperlas.  ¿Cómo?  Es la pregunta que todos se hacen.  Deberás conectarte a tu poder interior, el centro desde donde todo emana.  Podrás así ver con claridad tus posibilidades ilimitadas y adentrarte en aquello que mas deseas llegar a ser.

En un principio sentirte como extraño será solo un periodo transitorio.  Ahora tendrás que estar atento a no llenarte de dolor y sufrimiento.  Por lo regular no queremos prestar atención a lo que sentimos y queremos salir huyendo de esa sensación.  El llamado que te hago es otro.  La conexión con tu poder interior ocurre a través de la conciencia. Entonces, ve más profundo, hacia adentro, pon mucha atención, observa y conviértete en testigo, ahí está la conexión.

Rompe con viejos moldes y limitaciones que han estado impidiendo que fluya tu energía.  Transforma tus bloqueos conscientemente.  Nadie ha podido volverse una persona más integrada sin esfuerzo.  Así que trabaja con paciencia y perseverancia. Se humilde y compasivo en tus acciones.  Todo esto es producto de la fuerza del amor que te impulsa a dar un paso adelante. 

¡Abre tus alas a vivir en libertad!