Por. Karla Yunnuen – Editora Creativa & Coach de Liderazgo Humanista

En la actualidad, son muchas las personas que desean ejercer su actividad profesional de manera independiente, gestionar mejor su tiempo, sus ingresos y hasta la carga laboral, entre otras cosas, siendo esto un panorama para gestionar de una mejor manera su propia vida.

La práctica del emprendedurismo no es la más fácil, pero si la más fascinante aunque esto en momentos te lleve a la desesperada frustración.

Hoy más que nunca comenzar con un negocio es “relativamente más barato” en cuestión de inversión, pues la tecnología nos puede ayudar a ahorrar desde los altos costos de mantener una oficina hasta el pago de una asistente ejecutiva de cubra en sus horario laboral, actividades como contestar teléfonos y mandar e-mails.

Entrar al mundo de ORGANIZACIONES INTELIGENTES Y LIDERES FLEXIBLES, asume una preparación emocional de alto impacto, y esto no solo aplica para quien va comenzando, si no para quienes ya están en el camino y siguen pagando los altos costos de las ORGANIZANCIONES CONVENCIONALES.

Con organizaciones inteligentes  me refiero a  organizar inteligentemente tus recursos  y como alternativa eliminar a los “empleados” y sumar “socios”, aquellas personas que estén dispuestas a correr la aventura y a tomar la responsabilidad como estandarte de la organización.

Con  líderes flexibles, a crear equipos con alto sentido de responsabilidad y una eminente calidad emocional, que les permita trabajar de manera sana, dando lo mejor de sí a un proyecto que ésta sustentado inicialmente por perseguir la vida de sus sueños.

Aquí te dejo algunas lecciones que a mí me han funcionado a la hora de conformar equipos inteligentes, en donde nadie quiere tener un jefe, pero si un sueño por cumplir.

  1. Determinen en conjunto el ¿Qué vamos a ofertar al mercado?:

Y que ese ¿Qué? Cubra los talentos de cada uno de los integrantes, que les permita desarrollarse en su máximo potencial y sobre todo que disfruten de hacer lo que les apasiona.

  • Reuniones con Propósito: Es muy probable que al inicio de la sociedad, se reúnan muchas veces y que en ocasiones nada de lo ahí dicho y visto genere productividad,  pero si lazos de amistad que comienzan a ser interesantes para el haber de las actividades.

En cada una de las juntas, acuerden llevar cada quien puntos interesantes que tratar, de esta manera todos obtendrán oportunidad de exponer sus inquietudes, ideas y dudas al respecto.

  • Responsabilícense de las Tareas: Cuando integramos al equipo lo hicimos desde la elección de querer participar.

Así mismo las tareas, no te metas en temas que quizá no domines, pero tampoco dejes que el trabajo lo haga el resto del equipo. Para algo eres bueno y tu presencia suma en el equipo así que brilla sin opacar a los otros.

  • Primer fuerza de comercialización: En anteriores artículos he comentado que el vender es un arte, pero también te puedo comentar que para aprender o perfeccionar cualquier arte, es necesario capacitación y práctica.

Es muy probable y aceptable que no todos sepan vender, pero si suman sus fortalezas ustedes mismos pueden ser su prima fuerza de ventas y nadie mejor que conozca 100 x 100 los beneficios de lo que se ofrece.

  • Plan de trabajo: Dicen que toda acción que no se ejecuta, es solo un deseo… Y en los negocios los deseos se cumplen en el momento que accionamos para que el resultado se dé satisfactoriamente.

Así que contentes a las preguntas ¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿En dónde? ¿Necesitas ayuda de alguien? ¿Para Cuándo?

Estos son solo algunos tips que puedes tomar en cuenta a la hora de crear tu equipo inteligente.

Crea acuerdos que beneficien al equipo y en pro del proyecto. No dejes de lado la retroalimentación consciente y responsable para con los resultados, pero ojo no ¡no te enganches!

Sí se te ocurre algún otro me encantaría que me lo compartieras.

Muchas gracias por el favor de tu atención, espero tu comentario.

  1. Gracias por tu articulo me parece muy acertivo, eso mencionarse de la información efectivamente es básico para despertar la creatividad.

Por. Karla Yunnuen – Coach Humanista

Seguro que pronto deberé ponerme al corriente de todos los temas respecto a lo que me gusta escribir.

Y mientras eso va sucediendo poco a poco, iré desentumiendo las manos y desempolvando el cerebro para poder escribir algo que te sea de utilidad.

En los últimos meses me he encontrado con algunas personas que son Emprendedores Soñando y me encanta, sin embargo muchas veces sus proyectos no tienen un orden, pues realmente el precio de “soñar despierto”, hace una revolución en la cabeza y resulta difícil ordenas toooodas las ideas.

En esta primera entrega te haré unas recomendaciones para que inicies el proyecto en papel, es importante que dediques toda tu concentración en ello, porque éste es el inicio de tu sueño o proyecto.

  1. Realiza un plan de vida emprendedora: Traza metas y objetivos que te permitan enfocar el camino. Te sugiero que una a la vez y en medida que lo vayas logrando, entonces comiences con otro objetivo… Realizar el plan de vida emprendedora podría ser el primero
  2. Coloca fechas límites: Esto te ayudara a crearte conciencia de lo que estás haciendo y sobre todo cuanto estas avanzando, es importante establecer fechas realistas. Si hoy estas dedicado a la escuela o te encuentras en algún empleo, es probable que no puedas ocupar todo el tiempo para realizar el proyecto, sin embargo si le dedicas  3 o 4 horas diarias, terminarás la identidad del negocio en menos de lo que te imaginas.
  3. Evalúa tu situación actual: Sé capaz de identificar tu realidad, para que esta sea el punto de partida, sin ser demasiado optimista o de plano súper negativo; Si bien hoy no te encuentras en buen momento, ya estás dando el primer paso y recuerda la frase trillada pero con mucha razón “Querer es poder”.
  4. Realiza una autoevaluación personal: Sincérate contigo e identifica tu potencial, tus habilidades, lo que sabes y lo que no sabes, lo que puedes y lo que no puedes realizar.

Preguntas claves que debe llevar tu cuestionario:

  • ¿Cuáles son mis cualidades?
    • ¿Cuáles de esas cualidades debo reforzar?
      • ¿Cuál es mi objetivo?
        • ¿Cuáles son mis opciones para superar mis limitantes?

Y entonces es así como podrás dar inicio a una nueva etapa, me encanta compartir contigo y sobre todo seguir aprendiendo de ti, gracias por los comentarios que me dejas, por compartir conmigo tus experiencias que siempre me hacen crecer.